Concurso de Arquitectura "Zona Rental" -Centro Cultural y Comercial-(trabajo desarrollado con el Arq. Raúl Rojas)_Caracas, Venezuela

Twitter:@Abrahamarq FaceBook: Laboratorio de Pruebas Urbanas ((a))

PARALELO 42_Buenos Aires_Argentina

Twitter:@Abrahamarq FaceBook: Laboratorio de Pruebas Urbanas ((a))

PLANTAS ZULIANAS - SANTA LUCÍA 2011_Maracaibo, Venezuela

Twitter:@Abrahamarq FaceBook: Laboratorio de Pruebas Urbanas ((a))

Serie Fotográfica “translación” (Registro Documental ) San Juan de Colón, Estado Táchira, Venezuela


El proyecto “Traslación” es un registro fotográfico que de manera consecuente documenta las casas destruidas del casco viejo de San Juan de Colón; pueblo del estado Táchira-Venezuela. El proyecto propone registrar el dibujo de los techos a dos aguas que queda en la pared de las casas vecinas, donde la memoria de lo destruido pervive en el presente. Twitter:@Abrahamarq FaceBook: Laboratorio de Pruebas Urbanas ((a))

Estetización de un punto móvil ( XIII Salón jóvenes con F.I.A 2010)


En varias ciudades de Venezuela el comercio informal se ha adueñado del espacio público, alterando así su configuración visual y social. Tal es el caso de los puntos de alquileres de teléfonos móviles donde los paraguas de colores son signos distintivos de tal comercio informal.
La propuesta extrae del campo social un objeto cargado de vivencias para trasladarlo al espacio expositivo, y de esta parodia desacraliza los procesos modernos del arte. La instalación revela una preocupación muy actual por las movilizaciones revelables en una cartografía urbana donde ocurren dinámicas de movilidad características de nuestra precaria modernidad. Twitter:@Abrahamarq FaceBook: Laboratorio de Pruebas Urbanas ((a))

Propuesta de Intervención “Skey-Park” Plaza Miranda, Mcpio Sucre, Edo. Miranda, Venezuela (Trabajo desarrollado con Federico Ovalles)

Twitter:@Abrahamarq FaceBook: Laboratorio de Pruebas Urbanas ((a))

Prapuesta para la IX Velada de Santa Lucía, Maracaibo 2009


Propuesta para Casa Comunal en San Martín, Caracas, Venezuela

Twitter:@Abrahamarq FaceBook: Laboratorio de Pruebas Urbanas ((a))

Propuesta para el XII Salón jóvenes con F.I.A 2009_ “Espacios rebatidos”, sala Corp-Banca la Castellana,Caracas

Para esta ocasión retome el proyecto inicial de la velada de Santa Lucía en Maracaibo, para aquel entonces el proyecto se desarrollo a la mitad de como fue concebido originalmente y vi la posibilidad de desarrollar íntegramente el proyecto en otro espacio. En esta ocasión me intereso el espacio museográfico y en especial, el espacio arquitectónico que me ofrecía la sala.
Rebatir dos espacios y dos tiempos (Claro esta que al espacio que me refiero no es el espacio de Santa Lucía en Maracaibo, como muchos pueden mal interpretar como fuera de su contexto). NO, desde el inicio de la propuesta al espacio y tiempo que me refiero, es aquel que no existe en el presente y que dejamos atrás desde el comienzo de la modernidad arquitectónica en Venezuela (Segunda Modernidad), aproximadamente en la tercera y cuarta década del siglo XX y que hago referencia solo por medio del dibujo a la arquitectura que poco a poco se destruye. La línea arquitectónica de la propuesta (tirro negro) es de las construcciones de estilo neo-colonial que están emplazada en toda Venezuela, desde la Vela de Coro a Ciudad Bolívar y desde San Cristóbal a Cumana; no pertenece exclusivamente al sector de Santa Lucía.

De ahí el nuevo título “Espacios Rebatidos”, un nuevo espacio que toma de lo rebatido una nueva lectura, donde se utiliza la esquina como eje de rebatimiento para proyectarse a la arquitectura y el espacio.

"MONUMENTUM" Proyecto de Interveción Urbana en Quito-Ecuador (leer Poster)

"El Poeta de la LLeca" Quito-Ecuador


En la búsqueda de la “imagen significativa” en la ciudad de Quito en pleno centro, próxima a la plaza del teatro. Entré por casualidad a una casona donde su zaguán un poco destruido; acompañado del sonido de un ensayo musical, accedí hasta el área central, ahí me encontré con Héctor Cisneros (hijo) donde le explique detalladamente el proyecto “Monumentum”.
Héctor, me pidió unos minutos para buscar la “imagen significativa” digna de estar en un pedestal, al momento me mostró la imagen de su padre y prosiguió a contarme su historia:

Twitter:@Abrahamarq FaceBook: Laboratorio de Pruebas Urbanas ((a))

Concurso Internacional de Escultura, Alameda Sol de Oriente, Calí, Colombia ,Trabajo desarrollado con Cruz Acero (Proyecto Premiado)


Alameda Sol de Oriente, Calí, Colombia from abraham84 on Vimeo.

XI Salón jóvenes con fia 2008, Fotogramas del Video "Memoria, memoria, memoria" proyecto de intervención en Chua, Estado Aragua, Venezuela

Proyecto de Fotografía para la Convocatoria , 3era edición del Festival Internazionale di Roma 2010 "Urbe y Naturaleza" .

Twitter:@Abrahamarq FaceBook: Laboratorio de Pruebas Urbanas ((a))

"Caracas Minimalista"


En los diferentes medios como el video y la fotografía, el registro de las intervenciones en situ se hace visible la ausencia ó la incapacidad para registrar todo lo que implica la puesta en escena de una estructura que se imbrica cuando se contextualiza. Este trabajo que se inserta en tiempo y espacio determinado (El Paraíso-Av. Alameda con Av. la India-Caracas, comenzando después del medio día y terminando pasadas las cuatro y treinta de la tarde) el registro fotográfico realizado cada 15 a 20 minutos y de video cada 30 minutos con fracciones de 5 a 10 minutos para un total de una hora.
En todos estos registros persiste lo que anteriormente llame la ausencia de relaciones en la imagen, que solo vuelven a nosotros (al observador) embargadas de dudas, el artista visual tiende a crear puentes mas explícitos (A veces necesaria y muchas veces innecesaria), estos puentes no son precisamente imágenes visuales y considero que la mejor forma es el análisis por medio de la palabra escrita. Aquí el hacedor de imagen muestra la estructura de la imagen con palabras (Nos cuenta la historia de dicha imagen).
El arte como una disciplina que utiliza una serie de códigos, signos y nomenclaturas, ha de compartir y establecer relaciones y ser de conocimiento de quienes lo reciben. Es sabido que a uno no le gusta lo que no conoce… es más interesante cuando conozco su historia:

En esta imagen se muestra un cuadrado de 4x6 metros hecho de hojas secas y ubicadas en medio de la calle. A simple vista podemos establecer relaciones con la historia del arte, específicamente con el minimalismo, el lamp Art, arte conceptual, arte povera entre otros. De estos pueden prestar la parte formal pero se distancia a medida en que se avanza en el discurso teórico y en especial el espíritu que motivo a estos movimientos.
Esta pequeña intervención realizada en la ciudad de Caracas en unas de las primeras urbanizaciones de comienzo del siglo XX, de casas unifamiliares aisladas, hoy en día sumergida en edificios de conjuntos multifamiliares donde su infraestructura urbana permanece inaltera desde sus inicios, su consecuencia es el colapso y el agrietamiento de sus calles.
La intervención consistió en tapar uno de estos grandes huecos con un gran cuadrado de hojas secas, en la imagen solo se muestra una pequeña parte del agrietamiento, lo demás esta oculto tras las hojas. Aquí me interesa la excusa de un cuadrado ignorantemente minimalista para ocultar algo epidérmico y sintomático de las ciudades modernas.

Rizoma Sonoro, Trabajo de Admisión para la el programa MFA “Public Art and New Artistic Strategies” en la BAUHAUS de Weimar, Alemania (Aceptado)

Lecturas Dirigidas


La pieza Lecturas dirigidas, Oscar Abraham propone un video-documental donde personas de diversas nacionalidades y en diferentes idiomas leen partes del texto “Mensaje sin destino” (titulado en inglés “A People Crisis” An Essay on Venezuela) del escritor venezolano Mario Briceño Iragorry. El video, que ya cuenta con varios estractos realizados por el artista en diferentes ciudades y con distintos participantes.

Estas Lecturas dirigidas a un pueblo en crisis, tal y como apunta el título en inglés, son leídas por personas que varían en sus acentos e idiomas; sin embargo, la pantalla se divide subtitulando la imagen, para crear dos espacios que comparten un mismo plano. La palabra escrita y la palabra hablada se entrecruzan en la propuesta para poner en evidencia las tensiones identitarias y los juegos de poder de una crisis política, histórica y cultural donde la palabra que legisla se confronta con la palabra dicha, vivida. ¿Somos Un pueblo en crisis como apunta la traducción al inglés o Un mensaje sin destino, como reza el texto original en español? agotable, por la suficiente y simple razón de que un solo libro no lo es. El libro no es un ente incomunicado: es una relación, es un eje de innumerables relaciones”
Lorena González.

ARTE Y ARQUITECTURA CONTEMPORÁNEA (visión inmediata)

“El hombre no esta determinado por su cultura, sino que se labra a sí mismo su propia cultura, y accede a los demás a través de ella”.
Octavio Paz.


Esta frase suena contradictoria en referencia a este ensayo, más aun si se considera que en los escritos anteriores se evidencia una profunda preocupación por la historia cultural. Sin embargo estas palabras no serian asimilables si no se tiene en cuenta la basta formación intelectual, obtenida en Europa y Asia, del poeta mejicano y en especial los aportes a una tradición cultural tan densa como es la mejicana.
Paz apuesta por elementos universales para construir una nueva tradición, pero no sin antes lograr una interpolación de la formación obtenida de carácter universal con su contexto local.
Para esté proceso a lo que he llamado interpolación de lo universal a lo local, se puede partir de un marco teórico utilizado por el catedrático Alemán Oliver Koszlarek que destilará mejor la situación:

“En los últimos años se ha ido consolidando nuevas directrices en las Ciencias Sociales y en las Ciencias de la Cultura, lo que ha contribuido a la disolución parcial de los viejos anquilosamientos euro centristas y nacionalistas. Quiero mencionar aquí en especial dos tendencias que bajos los rótulos de translational turn (Giro traduccional) y spatial turn (giro espacial), empiezan a consolidarse en la literatura sobre el tema. Estas dos tendencias se relacionan con la consciencia de la “globalización”, esto es, con la conciencia de un aumento de las interacciones y la comunicación mas allá de las fronteras político-geográficas y culturales; por un lado, porque son una respuesta al reconocimiento, propio de la conciencia de la globalización, de que existe diferencias entre las múltiples culturas, civilizaciones, etc. Por otro, porque inmunizan a este reconocimiento contra el peligro de entender las diferencias como si implicasen esencias herméticamente cerradas, la combinación giros “espacial” y “traduccional” permitiría, pues, ambas cosas: tanto localizar y cartografiar las diferencias culturales como no perder de vistas que todas las variadas culturas son en sí mismas el resultado de procesos de traducción”. (1)

Con la definición y las implicaciones que tiene ahora el término giro “traduccional” o “espacial” se intenta introducirse en una serie de tópicos concernientes al arte-arquitectura.
Si se intentara utilizar un termino que pueda abarcar los procesos conceptuales tanto del arte como de la arquitectura; este sería el concepto de arte, que según Nicolas Bourriaud es un termino genérico que califica un conjunto de objetos puestos en escena en el marco de un relato llamado “Historia del Arte”, este relato establece una genealogía critica y platea como problema lo que está en juego en esos objetos, a través de tres subconjuntos: Pintura, Escultura y Arquitectura.
Ahora bien, en esta “historia del arte” el concepto cambia a medida que cambia la historia ó mejor dicho cambia la sociedad que va a definir que es ó que no es arte. Arthur Danto va a dejar esta decisión en mano de las instituciones, él reconocimiento de una obra de arte, este reconocer se produce por medio de la discusión y el dialogo. Ahora seria interesante saber sí lo que hoy esta expuesto en el Museo de Arte Moderno de Nueva York (M.O.M.A.), es “Arte” en el Museo de Arte Contemporáneo de Caracas y viceversa. Sin duda alguna se produciría puntos álgidos en la discusión cuando se intente aplicar un “Giro traduccional”.
Primero resaltarían las diferencias para luego encontrar los puntos en común Continuando dicha discusión, se tendría que definir primero el concepto de arte hoy, donde ambas partes se vean reflejadas, para eso se puede seguir tomando la definición genérica de Bourriaud:

“El arte hoy es una actividad que consiste en producir relaciones con el mundo con la ayuda de signos, formas, gestos u objetos”. (2)

Dejando a una lado la discusión hipotética y entrando en temas puntuales, se puede considerar que la arquitectura cumple esta condición de establecer relaciones, pero manteniendo su condición clásica de poseer una función tanto social como funcional, y es que de esto también dependerá decididamente su contexto ya que su condición de interés social puede suplantarse por la condición de satisfacer las necesidades meramente de espectáculo.
Otra de las condiciones del ser contemporáneo ya no recae en una tendencia a seguir una moda en boga, se ha convertido en un compromiso de responsabilidad que tiene el arquitecto con su época, las viejas y recalcitrantes discusiones de hacer arte y arquitectura quedaran en manos de la autoconciencia y como dice Danto: el arte nada tiene que ver con declararla arte, es arte en razón de su complejidad conceptual, su finalidad y sus medios. .
Este compromiso supone el digerir y procesar las transformaciones que se dan hoy en el campo social, captar lo que ya ha cambiado y lo que continúa transformándose. Para tratar el arte y la arquitectura como una etapa continua del proceso conceptual, y no como entes por separados, de modo de lograr una verdadera síntesis por medios de “mecanismos mas adecuados para saber reconocer cuando uno se topa con ellos y admitir que nunca se termina de materializar”.(3)


Oscar Abraham

(1) Kozlarek Oliver, “El Humanismo en el diálogo entre Europa y Latinoamérica”, Revista Humbolt-Goethe Instutut, Nº 147,2007.
(2) Bourriaud Nicolas, “Estética Relacional”, los sentidos/artes visuales, AH Adriana Hidalgo, Buenos Aires, 2006

(3) Bourriaud Nicolas,Op. Cit.



ARTE Y ARQUITECTURA EN VENEZUELA EN LOS AÑOS CINCUENTA

Este segundo apartado se ha hecho necesario para complementar y explicar la interrelación del binomio Arte-Arquitectura, y en especial la relación que se desarrolla en Venezuela a los años cincuenta en la Ciudad Universitaria, como el ejemplo más contundente.
En este periodo en el campo de las artes existían dos tendencia antagónicas, una era el grupo de artistas que conformaban la “Escuela de Bellas Artes” y el otro el grupo de los “Disidentes” (Ver grafico 1 y 2), radicados en Paris y conformados por Venezolanos que mantenían una relación directa con lo que acontecía en Caracas.
De estos primeros, el gobierno bajo la postura del Nuevo Ideal Nacional, daban prioridad al realce de su “Gloriosas tradiciones” y “Forjar Nuestra Nacionalidad” con el desarrollo de una iconografía basada en la idealización de los Próceres, los Caciques, la flora y la fauna nacional.
Para esto los artistas desarrollaron un importante trabajo destinado a cubrir espacios institucionales y urbanos como plazas y autopistas. Entre ellos se encuentran los escultores Ernesto Maragall con la fuente monumental para la Plaza Venezuela (1953), Francisco Narváez con “Las Toninas”, Plaza OLeary , El Silencio (1944), Alejandro Colina con Maria lionza en la autopista Francisco Fajardo, entre los pintores destacan Pedro Centeno Vallenilla, Cesar Rengifo.
A la par de estas obras de corriente figurativa, que idealizaban los emblemas patrios, se mantenía en la arquitectura oficial la corriente de tendencia academicista sin embargo, esto se verá alterado por un profundo cambio que va a sufrir la arquitectura venezolana a partir de la construcción de la Ciudad Universitaria en Caracas de la mano de Carlos Raúl Villanueva. El propio arquitecto, en el proceso de proyección y de ejecución de la Ciudad Universitaria, demostrará los cambios e influencia que se daban en su arquitectura y pensamiento.

“Desde su llegada al país en 1928, la comparación del primer plano conjunto de 1944 con el de mediados de los cincuenta hablan por si solo: se pasa de un esquema de claro sabor clasicista, basado en ejes de simetría secundados por los propios edificaciones, que se también se pliegan a los lenguajes académicos, a otro en el que, sin perderse el ordenamiento inicial y la localización con bases de ejes, ahora mas sugeridos, de las principales edificaciones y actividades, se nota un planteamiento que sin dejar de ser racionalista es, a la vez mas orgánico y definitivamente moderno” (1)



Aquí, el grupo de artistas “Disidentes” fueron convocados a formar parte de lo que Villanueva va a considerar “La Síntesis de las Artes” donde arte y arquitectura pasarían a ser una sola.
Contradictoriamente a la política nacionalista que promulgaba la dictadura que tenia por estandarte la figuración, ahora va a optar por una abstracción de carácter universal y abre la puerta para recibir lo mas nutrido del panorama de las artes internacional como lo es: Jean Arp, Alexander Calder, Wilfredo Lam, Fernand Legar, Victor Vasarely, Henri Laurens, Baltasar Lobo, Antoine Pevsner, Sophie Taeuber Arp. A demás con la participación de los venezolanos, Miguel Arroyo, Armado Barrios, Omar Carreño, Carlos Gonzalez, Pedro Leon Castro, Mateo Manaure, Francisco Narváez, Pascual Navarro, Alirio Oramas, Alejandro Otero, Hector Poleo, Braulio Salazar, Jesús Soto, Victor Valera y Oswaldo Vigas, sin duda alguna todo lo que sucedía en el mundo del arte abstracto internacional si iba a conciliar con su la arquitectura Moderna. Esta llamada “Síntesis de las Artes” por Villanueva en su análisis semántico, se presenta como una simple yuxtaposición de las obras de arte que la componen con la arquitectura, para esto Moholy–Nagy Sibyl nos comenta:

El problema de la definición conceptual de la “Síntesis de las Artes” pareciera no lograr formular un marco propio de referencia moderno y se halla signado aún por criterios románticos, resultando normal encontrarse con definiciones de este tipo sobre todo a partir de la crisis del movimiento experimentada en la segunda posguerra. (2)

La síntesis se presenta como un espacio donde ambas comparten una relación por convivencia, nos es una composición de sus partes como un todo, donde la arquitectura crea el espacio y el soporte para la contemplación del arte a la manera romántica que comenta Sibyl, esta gran diferencia lleva a explicar la naturaleza de ambas materialidades.
En un primer momento estas se presentan como una etapa final del proceso creativo, su constitución física y conceptual no da cabida a una posible alteración, modificación ó interrelación entre ellas. Es por eso que en el arte abstracto concibe al observado más como espectador en el plano bidimensional que en un posible estado relacional (Exceptuando el arte cinético).
Tampoco hay que olvidar la condición espacial que posee el conjunto la Ciudad Universitaria en sus diferentes edificios, que interrelaciona con las mismas obras de arte en un juego de sombras y luces.
Para Villanueva la labor del arquitecto, si desea cumplir su oficio intelectual, es organizar el espacio. Y luego la primera función, la más importante, es regular la relación entre ambiente y cuerpos humanos, sentidos humanos, sentimientos humanos. En su obra hay una clara lectura de los dispositivos para lograr el confort natural, todos diseñados, atendiendo a los simples y precisos requerimientos del acondicionamiento ambiental por medios no mecánicos. Villanueva señala que, al utilizar funcionalmente los materiales propios, atiende la arquitectura como concebida para el hombre y para un clima y una luz muy definidos, logrando de esta manera una armoniosa unidad con el paisaje.
Aquí Juan Pedro Posani señala que la idea de Villanueva de trabajar con el sol, la lluvia y la deslumbrante luz del trópico, está presente en nuestra arquitectura y puede ser observada en las fachadas de las casas coloniales, donde los macizos predominan sobre los vanos y los numerosos postigos de madera de las ventanas permiten graduar la luz favoreciendo al mismo tiempo la ventilación.
Acaso en las respuestas arquitectónicas del diálogo con la naturaleza define Villanueva lo que pudiéramos llamar una estética del lugar, concebida a partir de la articulación de los espacios, el diseño de volúmenes y fachadas y las circulaciones peatonales, remarcado que cualquier buena arquitectura en el cualquier parte del mundo, debe responder a estas condiciones básicas del medio ambiente. Esto permite ver que la relación entre arte y arquitectura va más allá del plano formal y será el arte contemporáneo con su par la arquitectura que indagaran posibles rizomas que todavía no se han explorado.
Hasta aquí se han establecido las bases y los pilares que sostendrán un discurso repleto de subjetividades y puntos de vistas que, como acotó Juan Pedro Posani, es un “Plan de Vuelo, que incluso, puede estar sujeto a modificaciones” destino que comparte el arte y la arquitectura por igual.


Oscar Abraham.

(1) Calvo Albizu Azier, “Venezuela y el Problema de su Identidad Arquitectónica”, Facultad de Arquitectura y Urbanismo, Universidad Central de Venezuela, Caracas.
(2) Moholy-Nagy, Sibyl. Carlos Raúl Villanueva. Trad. C. Diament de Sujo.Lectura:Caracas. 1964










VISIÓN SOCIO-CULTURAL DE LA ARQUITECTURA VENEZOLANA

Con el ideal de Juan Vicente Gómez (1908-1935) de convertir a Venezuela en una nación “Fuerte, vigorosa, culta y prospera” se pone en marcha el “Proyecto Nacional” no sin antes pacificar y crear nuevas vías de comunicación para tener mayor control del territorio. Para 1917 se comienza a exportar el petróleo el cual le permitió entrar en una bonanza económica convirtiéndose en el primer producto de exportación. Durante todo el periodo de la dictadura va a estar marcado por un cierto atraso que va a llevar a los historiadores a decir que Venezuela entró en el siglo XX a la muerte del dictador en 1935.
En este periodo, los intelectuales venezolanos van a estar influenciados bajo una corriente teórica del positivismo, donde intentan explicar la psicología del venezolano con base en la herencia racial y la influencia del entorno geográfico, aquí destacan las obras:

“Mosaico de Política y Literatura” de Luís A. López Méndez (1890).
“El Presidente” de Rafael Seijas (1891).
“El Continente enfermo” de Cesar Zumeta (1899).
“Primer diagnostico general del país” de Martín Frechilla (1911).


Pero será Laureano Vallenilla Lanz quien dará un cuerpo teórico al régimen para desentrañar una constitución natural, este se ve reflejado en su libro “Cesarismo Democrático” (1919) donde expone argumentativamente la razón del ser venezolano:

“Venezuela por ser un país en el cual no ha podido mezclarse armoniosamente las sangres indias, negras y españolas, se ha dado un proceso en el cual ha aflorado la anarquía ancestral que la caracteriza. Así bajo el efecto de factores profundamente arraigados en la biología de los venezolanos, su naturaleza tiende al desorden y en consecuencia, su evolución social, aún en proceso, se encuentra en estado de barbarie. Para acceder a la civilización el pueblo venezolano (ingobernable, violento y desorganizado) necesita la figura del “gendarme necesario” representado por regimenes de mano dura que lo haga entrar en cintura.” (1)

Tras la muerte de Gómez el país entra en una etapa de transición donde poco a poco se van dando las libertades de expresión y el establecimiento de una sociedad de tintes democrático, donde se cultivará los principales objetivos relacionados con el desarrollo y modernización del país, mientras tanto en la arquitectura predomina el eclecticismo, el neocolonial, el art déco y un moderno mas comprometido con lo epidérmico que con su responsabilidades conceptuales. Ya para 1941 con la decisión de emprender la reurbanización “El Silencio” se da inicio a lo que se llama la segunda modernidad en la arquitectura venezolana.

“Los temas vinculados a la ciudad, la reproducibilidad tecnológica y la vivienda mínima empieza a tener cabida. Así, la reurbanización de “El Silencio” significo la mas importante intervención del estado a escala urbana dentro de la ciudad de Caracas en lo que iba de siglo XX.”(2)

Durante este periodo se mantendrá como rasgo del venezolano una serie de valoración preponderantemente negativas, como lo refleja la revista “Tierra Firme” de 1953 donde una encuesta respondida por la mayoría de los intelectuales del país, sobre el tema “El Ser del Venezolano”, Maritza Montero comenta:

“Aun habiendo respuestas sinceras… lo que queda es todavía la argumentación racista que aflora a la superficie una vez más. La actitud contemplativa de los indios, la superstición de los negros, la fogosidad romántica del español, los venezolanos son principalmente llaneros a pesar de una población cada vez más urbana, violentos, apasionados, carentes de control, con muy poco aprecio por el pasado, irreverente, inconstante, individualista, desconfiado, escéptico, irresponsable. Oscilando entre el mesianismo, que llega a esperar todo del líder, y del igualitarismo (el más fuerte de los rasgos) que implica al individualismo y la carencia de jerarquía (una mucha más sobre el rasgo positivo). El predominio de lo negativo es evidente, un rasgo a la vez positivo y negativo… que es típico de este momento, es el humor, el espíritu satírico que se reconoce a los venezolanos pero que desgraciadamente, aunque signifique ingenio, esprit y capacidad para ver los aspectos alegres de la vida, esta signado por la superficialidad, la inconsistencia, la irresponsabilidad” (3)

Frente este discurso, con una marcada discriminación que va en detrimento del pasado considerando toda tradición como ignorante y de atraso, se levanta la opinión de Mario Briceño Iragorry a favor de un nacionalismo antipositivista y tradicionalista, este aboga a favor de la continuidad histórica, a lo que se le suma posteriormente la política de puertas abiertas que se convertirá en un proceso de mestizaje muy diferente a lo que históricamente se había producido (Indio, Negro, Español). A esto se le suma el portugués, el gallego, el italiano, el alemán entre otros, que se mezclara con el criollo. Venezuela se cristianizará entonces en un archipiélago de identidades que se exteriorizara en la ciudad moderna. A partir de aquí la arquitectura y la ciudad se convertirán en el reflejo de su sociedad tomando diferentes matices, el mismo Iragorry abogará de manera bucólica hacia una tradición que se desvanece, pero no si antes dejar clara su posición frente a la arquitectura moderna, que representa para él, destrucción, demolición y amnesia histórica.

“Nosotros nos hemos cuidado bien poco de defender los viejos signos de la tradición, lejos de velar por su permanencia y por su arraigo, hemos abierto los espíritus a todo viento de novedades, y del mismo modo, pongamos por caso, como fue demolida la elegante mansión de los condes de San Javier, para construir sobre sus ruinas el desairado y asfixiante palacete del Ministerio de Educación, así mismo hemos destruido en la zona del espíritu valores que hubieran podido ayudarnos en la defensa de nuestro patrimonio moral de pueblo” (4)

Utilizando los adjetivos de Briceño-Iragorry, en Caracas se destruyo un porcentaje considerable de los viejos “signos de tradición”. Pero también se había construido una gran cantidad de arquitectura de alta calidad, observándolo desde el presente, ahora esas construcciones se muestran como nuevos “Signos de Tradición Moderna”. Es importante destacar que durante la época de la “Vorágine Constructiva” no se desarrollo en el país ningún tipo de:

“Proselitismo, declaraciones o manifestaciones ad hoc para abogar por lo moderno, no se conforma un grupo o se instituye un movimiento de profesionales, quienes tampoco aportan elementos teóricos sustantivos respecto al estado general de la arquitectura en la época ó sobre nuevas tendencias”.(5)

Para cuando cae la dictadura de Marcos Pérez Jiménez en 1958 la Ciudad Universitaria se ha convertido en una clara referencia y en un importante punto de aprendizaje para los nuevos arquitectos formados en la escuela de arquitectura, adscrita a la facultad de ingeniería de la Universidad Central de Venezuela, que dió su inicio a la labor docente para 1944. A esto se le suma el retorno al país de arquitectos educados en el exterior que le darán nuevos matices a los contenidos académicos, también contribuye la llegada al país de libros y revistas especializadas en arquitectura.
En 1950 aparecerá el primer texto de arquitectura de real peso, editado en Venezuela e impreso en Paris, “Caracas de ayer y de hoy, su arquitectura Colonial y la Reurbanización del “El Silencio””. En el que Villanueva reflexiona sobre la arquitectura venezolana del periodo colonial, desde sus consideraciones tipológicas de los elementos que la componen.
Para 1945 se funda lo sociedad Venezolana de Arquitectura (S.V.A), todo esto evidenciaba la necesidad de crear espacios para la discusión de la arquitectura.
“Logrando darse una tímida reflexión teórica, que se ve arropada por un profesionalismo optimista acorde con el amplio campo de trabajo que por aquellos años había. Si uno de los lemas del Nuevo Ideal Nacional fue “Obras en lugar de Palabras”, la enseñanza de la arquitectura lo asume plenamente al insistirse en la formación de arquitectos mas ganados para la acción que para la elucubración”. (6)

Hasta este punto se ha realizado un bosquejo que enmarca en una primera instancia, la necesidad de definir la evolución socio-cultural, donde se inserta el arquitecto venezolano, para luego desde su profesión explicar las aristas de una disciplina que se despliega ante su propia historia (La Arquitectura). A partir de los años de 1960 que a nivel mundial se van a producir cambios importantes en lo político, social y cultural, entrando en una etapa reflexiva de la modernidad madura ó como es conocida de una posmodernidad. Esto afectaría a todas las disciplinas del conocimiento y en especial aquellas que involucran a las masas, en Latinoamérica el encuentro con lo auto reflexivo va a estar marcado por una prolongada amnesia colectiva, en el campo de la arquitectura Oscar Tenreiro nos comenta:

“El enorme peso que tienen las variables políticas en la forma de cómo nos aproximamos a la arquitectura, para hacerla o para discutir sobre ella. O para decirlo de otra manera, de cómo los acontecimientos políticos terminan definiendo el territorio en el que ha de moverse la discusión sobre arquitectura.
En efecto, la discusión desde argumentos político-sociológico predomino en toda la década del 60, y se hizo muy intensa en los tempranos 70, coincidiendo con la repercusión de los movimientos estudiantiles de Mayo 68 y la expansión del movimiento hipiie en Norteamérica y el mundo. En esos años examinar al arquitecto y su obra desde la perspectiva de la responsabilidad social; exigir en tono militante y dogmático que la enseñanza de la arquitectura tuviese como referencia permanente las necesidades de las mayorías.”(7)


Con estas preocupaciones en mente se moverá la arquitectura venezolana, también se comienza a florecer las primeras criticas de la mano de Juan Pedro Posani que para 1966 realizara una importante aproximación critica titulada “El Eclecticismo criollo” donde refleja su preocupación por los profesionales formados en métodos y sistemas orientados a las necesidades del presente. Posani es uno de los primeros que rechaza cualquier aproximación formalista de la arquitectura como punto de partida, su postura con un claro abordaje Marxista apunta a resolver los problemas nacionales.
“En Efecto, para él la arquitectura venezolana ha adolecido de una crónica debilidad ideológica y cultural, por lo que siempre se a privilegiado los problemas del lenguaje. No es de extrañar, por tanto, que una vez que se inicia la formación del arquitecto en el país, los jóvenes generaciones, inducidas al formalismo por sus propios profesores, se aboquen a una búsqueda frenética de lenguajes expresivos con los cuales identificarse”.(El Subrayado es mió) (8)

Estas posturas también se verán reflejadas en el “Boletín del Centro de Investigaciones Históricas y Estéticas”, fundada y dirigida (1964-1979) por Graciano Gasparini; que se convertirá en la publicación académica más importante que se hace en Venezuela, contando con prestigiosos teóricos, historiadores e investigadores internacionales que tenían en la arquitectura latinoamericana del presente y del pasado como eje de trabajo.
Tras estos años marcados por la ideologización y la demanda de una arquitectura mas realista con su contexto, los años ochenta y noventa se muestran como derivaciones de diferentes posturas criticas frente a lo que antes se exigía con el rigor académico y racional, ahora el vehiculo predilecto (hasta el día de hoy) es el articulo de prensa y notas cortas donde se gestan discusiones. Juan Pedro Posani sigue perenne, comprometido con su espíritu crítico (Ha publicado mas de 200 veces desde 1990 en el diario caraqueño, Economía Hoy) fomentando el análisis y preguntándose por el rumbo que ha tomado la arquitectura reciente.

“Ante el convencimiento, por un lado, que los jóvenes venezolanos no poseen una guía segura para diseñar y, por el otro, de que no todo vale, formula un planteamiento que tiene en búsqueda de la identidad la brújula en la posible fijación de rumbo. En este caso ya no se trata de una búsqueda afanosa y obsesiva de la identidad, sino mas bien desarrollo un mecanismos mas adecuados para saber reconocer cuando uno se topa con ella y de admitir que nunca se termina de materializar. De un planeamiento así ya no puede salir formulas prescriptitas, sino mas bien un plan de vuelo que incluso, puede estar sujeto a modificaciones” (El Subrayado es mió) (9)


A este importante debate se le va unir Alberto Sato, opinión que por defender otro punto de vista va a complementar el análisis de Posani. Sato parte mas de la diferencias que desde la identidad, más de la diversidad que desde la unicidad, apuesta hacia una sabia tradición de la cultura universal que rastrando infructuosamente entre los pliegues de las tradiciones.
Todas estas consideraciones y puntos de vista va a llevar a conformar poco a poco un cuerpo teórico, que desde diferentes ópticas se va abordar y juzgar la arquitectura en el país, ya para la década de los 90, Federico Vegas, Hannia Gómez, Edgar Cruz, Manuel López, Silvia Hernández de Lasala, William Niño y Oscar Tenreiro entre otros se convertirán en profesionales que desde notas de prensas, ensayos y catálogos de exposición realizara aportes importantes para comprender la arquitectura venezolana de fines de siglo XX. De este grupo Oscar Tenreiro ha desarrollado un registro escrito de su pensamiento teniendo en su bagaje epistemológico un programa que relaciona con el mundo del arte contemporáneo venezolano por su afán desmedido por precisar la cuestión de la identidad en términos conceptuales.


“lo específicamente latinoamericano de Barragán no esta únicamente,
ni siquiera sobre todo, en los rasgos de su lenguaje entendidos aisladamente como si se enumerasen las letras de un alfabeto, sino de manera particular como él los utilizo a partir de su sensibilidad personal. Aquí llegamos en realidad al punto donde se resuelve toda conexión profunda entre obra y cultura: en el artista y su capacidad de asimilar, de utilizar, de combinar lo que observa y convierte en experiencia”. (10)


Con estos dos enfoques de Posani y Tenreiro, de abordar la arquitectura, uno como un plan de vuelo que este sujeto a modificaciones” y el otro de “Utilizar, de combinar lo que se observa y convertirlo en experiencia”. Estas dos visiones se le presenta al arquitecto de hoy de manera compleja por la infinidad de procesos que ello representa a la hora de la praxis, donde el arte contemporáneo en su ínter-subjetividades desarrolla un vehiculo de posibilidades conceptuales, no pretendiéndose convertirse una lista de paso a seguir; si no todo lo contrario, que cualquier paso que se tome va a comenzar y a terminar en individualidades.

“No hay posible sistematización de lo popular, o mejor dicho, puede haberla para describirlo pero no para practicarlo, su disconformidad con toda sistematización de lo que en esencia surge espontáneamente o de forma natural en todo proceso creativo que se lleve a cabo con autenticidad”. (11)

Oscar Abraham


(1) Vallenilla Lanz, Laureano, “Cesarismo Democrático”, tipografía Garrido Caracas.
(2) Calvo Albizu Azier, “Venezuela y el Problema de su Identidad Arquitectónica”, Facultad de Arquitectura y Urbanismo, Universidad Central de Venezuela, Caracas.
(3) Maritza Montero, Ideología, alineación e identidad nacional, Ediciones de la Biblioteca de la Universidad Central de Venezuela,Caracas 1997.
(4) Calvo Albizu Azier, Op. Cit.
(5) Idem.
(6) Idem.
(7) Tenreiro Oscar, Op. Cit.
(8) Calvo Albizu Azier, Op. Cit
(9) Idem.
(10) Tenreiro Oscar, Op. Cit.
(11) Idem.




Twitter:@Abrahamarq FaceBook: Laboratorio de Pruebas Urbanas ((a))